Recientemente disfruté uno de los días más hermosos de mi vida. Benjamín, mi primer nieto cumplió un añito. Como era de esperarse, le organizamos una linda fiesta de cumpleaños sin perder de vista nuestro estilo sencillo y familiar. Todos trabajamos. Desde pensar la idea sobre la cual desarrollar la decoración hasta la comida más adecuada. Con mi hija Florencia, la mamá de Benjamín, pensamos en el tema, “jardinería” por ser una actividad que Benjamín disfruta junto a sus padres y sus hermanos. Ellos tienen una huerta orgánica que es parte de su vida y disfrutan de trabajar en familia.

El primer tema a resolver fue que el cumpleaños es en pleno invierno y el desafío era recrear un jardín dentro de la propia casa ya que sabíamos que no podíamos valernos de los espacios exteriores. Por lo tanto comenzó el trabajo aproximadamente 10 días antes: compra de materiales, manualidades, elementos decorativos, diseño de tarjeta de la tía Ines, souvenirs. El día previo gran montaje. Al igual que expertos profesionales todos trabajamos, la familia completa. Escaleras, martillos, clavos, alambres, por toda la casa hasta que de noche disfrutamos juntos y en familia el trabajo realizado.

La estética en general del cumpleaños se unificó entorno al tema elegido. Los colores que llenaron el espacio fueron el azul, verde y amarillo, los centros de mesa fueron ocupados por espantapájaros multicolores escoltados por alfajores de chocolate en forma de chupetínes, pinchos con frutillas que los chicos luego bañaban en una fuente de chocolate, los mozos se vistieron de jardineros con jean y delantales rallados al tono y gorros de paja, los souvenirs le dieron a los invitados una actividad de jardinería, cuidar su planta de romero y así continuar expandiendo el jardín en sus casas.

El horario fue la tarde, a la hora del té pero el tema medular: chocolate caliente para todos. Lo acompañamos con waffles, fondue de chocolate, scons, todo preparado en el momento y por supuesto cookies, brownies, cupcakes, tartas de frutas, wraps entre otros.

Benjamín disfrutó todo: la familia unida, todos trabajando para recrear el jardín riendo y viendo como Benjamín compartía la alegría en su hogar. El día del cumple los amigos, los regalos y al final muy cansados todos pero con inmensa felicidad de ver crecer a este gordo divino que nos llena de amor.

Imagen

Algunas de las manualidades fueron extraídas de la página web de Pottery Barn Kids.

Related Posts

2 Thoughts on Festejo de 1 año: ¡Cumple de mi nieto!

  1. Felicitaciones !! muy original la idea, espectacular como siempre muy creativa me encantó, Felicitaciones !!!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *